sábado, 30 de abril de 2011

IV. El ajedrez episcopal de Fernández de la Cigoña

No nos gusta el lenguaje grosero cuando le llaman “la rata de la Torre”. Preferimos subrayar el mérito que tiene de conocer al dedillo la vida y milagro de todos los obispos españoles. Tiene copia de su DNI, de muchos datos muy personales y a qué hora hacen las tres comidas o rezan el breviario. Su fichero es un auténtico obispero.

Por ese profundo conocimiento de los mitrados y porque temen sus críticas patológicas fue propuesto, sin éxito, como Nuncio en Hispanoamérica e incluso como vicario general de Madrid, como laico eminente y como Torquemada flamígero. Por una coincidencia hemos descubierto que monseñor de la Cigoña tiene un tablero, que llama ajedrez episcopal, donde están los setenta y tantos obispos españoles en forma de figurilla que él mueve a placer a través de unas ranuras.

Todos llevan un color que los identifica. Rojo los que él maldice, gris los mediocres y azul celeste los que considera auténticos regalos del cielo. A veces cuando hay un nombramiento exclama: “¡Es un gran obispo!” sin apenas conocerle. Pero su intuición integrista le dice que será de los suyos. Luego refunfuña si no actúan de acuerdo con su decálogo de ultraderecha. Es el caso, por ejemplo, de Asenjo, Piris o Pardo. Y el de la Cigoña juega con sus figurillas episcopales. Cuando se irrita saca a una del tablero y la echa en un pequeño contenedor. Su fanatismo es tal que Rouco, Sanz, Demetrio Fernández, Martínez, Sainz Meneses, Romà Casanova, Martínez Camino o Munilla encima de la mitra llevan una corona de rosas celestes. Son la salvación y el futuro de la Iglesia española. En cambio, Sistach, Vives, Berzosa, Omella, Asurmendi, Sánchez caen a menudo en el contenedor del ángel exterminador de obispos moderados y algún progresista.

Germinans tiene como maître à penser al de la Cigoña que es su altavoz en Madrid y los mima y cita como polluelos suyos. Ellos se juntan. Los de Germinans –concretamente Oriolt- ha compuesto una oración dedicada a rogar por Cigoña y para que se multipliquen las cigüeñitas. El se deja querer, pero marca territorio como lo hacen los lobos. ¿Cómo? Ya lo saben los naturalistas.

9 comentarios:

  1. GILIPOOOOOOOOLLLAS!

    ResponderEliminar
  2. A ver si sacais ya la foto del pobre Rafael Méndez. Hasta en Germinans han dicho públicamente que no tiene nada que ver con ellos. ¡Ya está bien de calumnias impunes!

    ResponderEliminar
  3. Como siempre en Cataluña el nacionalismo está por encima de la religión; ¿A quién se le ocurre en pleno sábado santo, día de recogimiento ante el sepulcro del Señor, celebrar san Jorge, con bendición de rosas incluida? A cualquier Padre de la Iglesia le hubiera cogido un "patatús"; ¿Qué hacía Rouco en Montserrat? ¿No será que el abad Soler se postula para la sede de Barcelona? ¿Y el "tostón" de homilia de Cortés en la Vetlla? La iglesia catalana da pena.

    ResponderEliminar
  4. ¿siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii?

    ResponderEliminar
  5. ..-- --- .. ---- .-.-. ---- .

    ResponderEliminar
  6. ....Ataca a Cañizares una vez sí y otra también, faltandole el respeto y Cañizares lo humillas radicalmente no permitiendo que lo inviten a lo de los "Blogger" en Roma.....jajajajajajajajajajajajajaja el pequeño cardenal viaja lo que le da la gana, ¿te enteras estúpido?... y te va a seguir humillando cada vez que quiera, pero con estilo. La fuerza, mon cherie, la ejerce quien la tiene, ya tienes edad para saber esto.

    ResponderEliminar
  7. The owl....el lechuzo....

    ResponderEliminar
  8. quina vergonya de blog....aquí no entran ni las moscas,,,,otro matao y yo.

    ResponderEliminar